Juan Manuel Pérez

Domingo, 29 de Marzo de 2015 08:13 Anselmo del barrio
Imprimir PDF
pasion

Juan Manuel Pérez

INTERPRETA A JESUCRISTO EN LA

PASIÓN VIVIENTE DE TUDELA

Interpretar a Jesucristo en la Pasión Viviente de Tudela es un privilegio. Me considero un afortunado”, explica Juan Manuel Pérez Lizar. Va a ser la décimocuarto vez que desempeña este papel que interpreta a la perfección. Miles de ojos volverán a estar fijos en él. Y muchas personas no podrán ocultar la emoción... y las lágrimas.
- Salvo el primer año el resto has interpretado este papel. Todo un veterano.
- “Sí. El primer año salí actuando, pero no con el papel protagonista. Estuve con los verdugos ayudando a levantar las cruces. Me encontraba con mucho trabajo en Pamplona y no podía comprometerme. El papel principal lo interpretó ese año un chico de Cascante que se llama Chechu”.
- ¿Qué representa para ti interpretar a Jesucristo?
- “Es algo muy especial. La cuestión no es que yo sea el protagonista, sino que lo realmente emocionante es la situación en la que te ves; lo que sientes en esos momentos. Hace poco, en una reunión con unas personas, les decía que a mí me gustaría que todo el mundo tuviese la oportunidad, aunque sólo fuese durante cinco minutos, de experimentar esta sensación que uno tiene en esa hora y tres cuartos.
Sobre todo el primer subidón que te da es cuando llego a la Plaza del Mercadal, y ves a la gente que se va apartando para que pase. Luego cuando empiezo con los primeros diálogos me encuentro con una sensación muy especial. Otro de los momentos importantes es la Crucifixión. Es impresionante. Pero lo vives, lo puedes explicar, pero si no estás allí no te lo puedes imaginar”
pasion1

- Alrededor de este acto hay mucha gente. Sin ellos sería imposible realizarlo.
- “Cuando me preguntan muchas personas yo les digo que he tenido la suerte y el privilegio de hacer el papel que interpreto. Me considero un afortunado. Pero para que esto vaya para adelante, hay mucha gente que colabora, que no se ve, pero que sin ellos no se podría llevar a cabo. Por eso nunca me cansaré de estar agradecidos a todos ellos”.
- En estos 15 años el acto ha evolucionado mucho y se ha mejorado prácticamente todo.
- “El primer año evidentemente salió con escasamente tres escenas: Huerto de los olivos, Juicio de Pilatos y de ahí directamente íbamos al Camino del Calvario. No había nada más. Poco a poco, con el paso de los años, se han ido incorporando más escenas hasta prácticamente completarlas todas. Hemos llegado al 15 aniversario y va a haber un decorado nuevo. Lo han hecho en Pamplona y el trabajo final es excepcional”.
- En estos 14 años has tenido que afrontar momentos de frío, y lo peor, la lluvia.
- “Sí. El problema que tenemos en Tudela es el Cierzo. En la época en la que tiene lugar la Semana Santa el tiempo que puede hacer es imprevisible. El año pasado cuando terminamos les dije a los compañeros: “¿lo hacemos otra vez?”. En la escena de la Última Cena entre los nervios, los focos y que hacía muy buena temperatura al terminar estaba sudando. Esto no había pasado nunca.
Sin embargo, dos años antes tuvimos que soportar mucho frío. Sabes que hay que jugar con eso y cuando estás montando los decorados miras continuamente al cielo. Sobre todo pides que aunque tenga que hacer frío que no llueva.
A mí se me moja la túnica y no pasa nada, pero hay otros trajes que es aconsejable que no se mojen. Luego está el tema de la imagen y el sonido. Hace dos años cayó una gran tromba de agua y se estropearon dos micrófonos. Luego, también está el tema de la gente, que si llueve no salen a la calle”.
pasion2

- En el recorrido por las calles ves a la gente, sus rostros, cómo se emocionan. Incluso hay quienes lloran...
- “Veo rostros, a pesar de que los focos te dan directamente en los ojos. Pero en los laterales sí que veo las caras de la gente, y cómo lo viven. El año pasado hubo un momento entrañable. Al final vino una señora y me preguntó si podía darme un beso. Y le dije que todos los que quisiera.
Te gusta que se emocionen. En definitiva es lo que intentas conseguir: que la gente viva la Semana Santa de una forma diferente. La Pasión Viviente de Tudela hay gente que la puede ver como una obra de teatro, y otros como un acto religioso, pero en definitiva, a todas esas personas que vienen algo les llegará. Todo es positivo. Y luego no hay que olvidar que viene mucha gente de fuera a ver el acto, pero a la vez se quedan y eso es bueno para la ciudad”.

Última actualización el Domingo, 29 de Marzo de 2015 08:18